Capítulo catorce: “Para ser bella hay que ver estrellas”

Debo reconocer que cuando me bajé del auto en el centro de eventos el día de mi matrimonio no estaba precisamente pensando en una historia de amor tipo princesa, o en lo guapo que se veía Carlitos de Smoking…mi vida se resumía en una sola cosa: el rico banquete que me esperaba. Ser novia conlleva…

Detalles